No por mucho madrugar amanece más temprano

2015-08-26 12:16:59

El relato de por qué no es tan buena idea fabricar más rápido para reducir el coste unitario


No me he vuelto loco. La realidad es que en estos momentos la mayoría de las empresas tienen un exceso de capacidad frente a la demanda. Una demanda que pide precios más económicos. Todos sabemos que si en vez de 10, puedo hacer 20 piezas por hora, el coste unitario de la segunda opción será menor…y por lo tanto puedo vender más barato. Pero a costa de llenar el almacén de un producto que probablemente no venda y se quede obsoleto (opción mucho más cara que la anterior). Dicho de otra forma, por mucho que mi coche pueda ir a 200 km/h, no va siempre a tope, sino que la velocidad se adecua al estado de la carretera (demanda), es decir, mi coche es “flexible”. Esto es lo que deben buscar las empresas industriales. Hace ya algunos años el MIT (Massachusetts Institute of Technology) presentó un estudio donde recogía las inquietudes más importantes de las empresas industriales. Las resumía en dos:

-          Balancear oferta y demanda (minimizando el nivel de inventario)

-          Gestionar la incertidumbre (cambios en los pedidos, roturas de máquinas, bajas, defectos,…)

Para minimizar el impacto de estas variables lanzaban dos propuestas. La visualización o anticipación de escenarios futuros (hacer un/varios escenarios de planificación de la demanda y de producción y la reducción del lead-time.

¿Por qué es tan importante la reducción del lead-time?. Este indicador recoge las motivaciones tanto de la empresa como del cliente. Al principio decía que no es tan buena idea fabricar más rápido para reducir el coste unitario. Sin embargo es buena idea fabricar rápido, para empezar a fabricar lo más tarde posible (entregando el pedido a tiempo). Es así porque el plazo de entrega será menor, la inversión de stock en curso será menor, los costes de mantenimiento (movimientos, almacenaje, etc) serán menores, etc.

Volviendo al ejemplo del coche. No es interesante salir hoy a 200km/h para llegar a Madrid a una reunión que tengo la semana que viene (el cliente no lo valora y pierdo toda la semana).  Sí es interesante ir a 120km/h y salir lo más tarde posible para llegar justo cuando el cliente espere que esté, y haber aprovechado al máximo el tiempo antes.

 Por lo tanto, parece lógico tratar de implementar una filosofía Just in Time, y pensar en cómo reducir el tiempo de fabricación (para retrasar la fecha de inicio), forma que se cumplan los compromisos con el cliente y el coste sea el menor posible para la empresa.